Goodbye, Woody Allen

En la historia futura la película de Woody Allen será lo más importante de Barcelona desde la llegada del Quijote.

Qué frase, qué gran visión de futuro de Joan de Segarra, que... ¡qué gilipollez! (con perdón). No, alto ahí. Debemos tomarnos lo anterior como una ironía, una burla ante el palurdismo público de todos los que han corrido a hacer el besamos al cineasta yanqui con tal de salir en la foto y parecer importantes. No, no nos lo podemos tomar en serio porque, si lo fuera, tendríamos que asumir que Barna es una ciudad pueblerina, irrelevante y con una entidad social y cultural levemente por encima de una caca de vaca (sin perdón). Tranquilidad, que no cunda el pánico: nadie sería tan cretino para decir eso en serio, ¿verdad?


Pues nada, el amigo Woody y su troupe ya han partido en busca de pardillos campos más fértiles. Sí, quiere tanto a Barcelona que con la pasta que le han regalado han comprado que el nombre de nuestra ciudad salga, se supone, en el título de la película. No dudo que nos hará ese honor, gran conocedor de la cultura catalana, como demuestra que su primera intención era que el prota fuera un torero, una profesión -por todos sabido- con gran raigambre en estas tierras.

En fin, aun a riesgo de parecer paleto y resentido (es lo que tiene que me preocupe tan poco lo que se piense de mí), me molesta la excesiva generosidad de la Generalitat con el cineasta cuando parece que falta dinero para abrir coles nuevos, pues 20.000 chavales han empezado el curso en barracones. Eso, obviamente, por no mencionar otros "problemillas" para los que nuestros siempre dispuestos políticos ni encuentran tiempo ni medios para resolverlos. Todo por promocionar Barcelona. Sí, estamos ávidos de seguir recibiendo a borrachos europeos los fines de semana para que se desfasen aquí en sus despedidas de soltero. Nos encanta que el Bus Turístic tenga una frecuencia de paso superior a los autobuses normales que usamos lo barceloneses de a pie. En fin...

Hasta siempre, majete. O mejor, goodbye, que nosotros semos tan cojmopolitas como tú sabedor de lo que se cuece por estos andurriales.

(Banda sonora: All or nothing - Cher)

6 opinantes:

acolostico dijo...

MiguelAngel pinto la capilla por encargo, ale chaval que con esas pinturitas...

Pues eso, que si quieres un anuncio caro, o pagas, contratas a Woody, y a ver que...Ahora Freixenet lo hará con Escorssesse ese :-P

Total, en el circo, si el pilla la pasta ahce más o menos lo que le da la gana, que l equiten lo bailao...

Ahora, mal aespina da le peli si, no veo yo qeu vaya a ser ni siquiera destacable es su filmografía...

manu dijo...

Pues al Allen solo le falta grabar el espot navideño de Freixente, es cierto. Será un buen motivo para comprar Codorniu.

Woody Allen's presents a pinícula patrosiná pol l'Achuntamén de Warcelona (dentro aplausos)...

Anna dijo...

Todo por promocionar Barcelona

La veritat és que de vegades sembla que no hi hagi res més a fora de l’àrea metropolitana.....la Catalunya de comarques tb existeix (i ni t’explico com està allà el tema de les cargoleres a les escoles....)

I aquesta peli del Woody....fa una mica de por...molts grans actors...però el guió fet sobre la marxa...buff..
Ho sabíeu que es van posar en contacte amb una associació de Barcelona (diria que de Poblenou, però no n’estic segura) per llogar-los les figures del bestiari (drac, àguila, cap-grossos, etc ) per rodar unes escenes? Quan els van dir la xifra que cobraven (mòdica xifra que servia per pagar l’assegurança del material quan el mouen per si hi ha algun desperfecte, única i exclusivament) la productora els va dir que nanai, que o de gratis o res de res... I la resposta va ser res. A sobre, rates....

manu dijo...

Serà que només votem i paguem impostos a Barna, oi?

Vaja! No hi ha prou diners per pagar un atrezzo local, però sí per posar-se les botes tot l'equip de l'Allen a l'hora de jalar. Curiós...

Té la mà Maria - Reus dijo...

merda pel Allen, merda per la Cher, merda pel Cirque de Soleil, merda per la cultura de disseny

salutacions

manu dijo...

Codons, estem emmerdats!