Suerte y al toro, hermano

Esta mañana, mi amigo del alma, Salva, Parsifalhacker en interné, se ha casado. Una ceremonia íntima. Teníais que haber visto su cara de felicidad.

Ah, todos van cayendo. ¿Nos hacemos mayores? O como dijo esta semana un colegui del curro, ¿necesitamos juntarnos para pagar la hipoteca? ¿Para la hipoteca y el edredoning?, remaché yo. Comentábamos en esa misma conversación de café que se pone de moda tener pareja sin convivir permanentemente: entre semana cada uno en su casa y el finde juntitos. Sin malos rollos, sin aguantar las manías del otro, a nuestro rollo. Como remató una amiga en esa misma conversación: "la convivencia mata el amor". Glups, esperemos que no sea verdad.

En fin, amigo, que te vaya bonito. Te lo mereces. Si hasta ahora no has dado un palo al agua en este blog (aunque estas excusado), ahora todavía te voy a ver menos el pelo en esta casa virtual.

Un abrazo, campeón (otro, que esta mañana ya te he dado varios). Ahora te vas a enterar de lo que vale un peine.

(Banda sonora: Promesas que no valen nada - Los piratas)

4 opinantes:

acolostico dijo...

Pues felcididades, que si, que lo de arrejuntarse, debe ser bueno...

manu dijo...

No, no es bueno que el hombre esté solo...

Cristina dijo...

Uy, que llego tarde, tardísimo, pero enhorabuena a Salva!!!! espero que coma muchas perdices ;)

¿necesitamos juntarnos para pagar la hipoteca?

Pues no, pero reconozco que mi vida sería mucho más tranquila :D

manu dijo...

Gracias de su parte.