Grandes frases: la belleza está en el interior

El cuerpo no es más que un medio de volverse temporalmente visible.
Amado Nervo.


Comienzo una nueva serie de posts bajo el epígrafe "Grandes frases". Tal vez la acabe con la presente entrada. Cosas del síndrome de alienación currante que padezco. Vamos, que soy vago e inconstante (y otras cosas peores que ahora no vienen al caso).

Ay, qué mejor inicio que esa frase mítica. Empieza bien: "belleza", positivo. Acaba como el rosario de la aurora: "interior", oculto, invisible, ¿inexistente? Ya se sabe que mal de muchos consuelo de tontos. Nada mejor que un poco de linimento moral para sanar las heridas de un aquejado de mal de amores despechado. Les lanzas la carnaza de la belleza y los más obnubilados o conformistas se la tragan hasta el fondo. Pero los realistas, los pragmáticos, aquellos que debemos soportar que nos llamen negativos, sabemos la verdad. Una patada en el culo duele, lo vistan como lo vistan. Lo demás es engañarse. El espejo no engaña...

La belleza está en el interior. Frase arquetípica. A veces, ni eso. Hay un caso en el que sí funciona. Cuando está en el interior de una cartera repleta de billetes. Entonces tu físico es una nimiedad, tu belleza puede andar perdida por la cochimbamba. De ser así, tu cuenta corriente maquilla tu aspecto de gnomo (fijaos en lo feos que son algunos ricos y lo bien acompañados de féminas que están). Oferta también extensible a ciertos políticos y sujetos bien situados a quienes podemos aplicar aquello tan manido de la "erótica del poder". Aunque ahora también dicen que los feos tenemos nuestras oportunidades.

¿Pero que pasa con la gente normal? Se aplican dos frases, más realistas y populares. Veámoslas:

Te quiero [solo] como amigo. Demostraría que lo de la belleza interior lo inventó una mujer. Una de cal y la de arena. "Te quiero", ergo se te ponen los dientes largos; "amigo", golpe bajo, excluyendo todo derecho a roce. Cuenta de protección y KO técnico del varón. Hay que admirar la capacidad femenina para separar placer y amistad, conceptos más difusos y no siempre excluyentes para los hombres.

Tu amiga es muy simpática. La respuesta masculina a la frase anterior. Aquí no hay dobleces, solo cabe un significado: NO. No me intentes encasquetar a tu amiga porque no me... (añádase lo que proceda, que bastante me estoy enmerdando hoy). La simplicidad masculina también tiene sus ventajas: evita los malos entendidos. Otra cosa es que ellas puedan acusarte de falta de sensibilidad. Ah, ¿hablábamos de sensibilidad? Y yo que creía que esto iba del Pensamiento Único Masculino, palurdo de mí...

En fin, la belleza está en los ojos del que mira. Aunque, a veces, la imagen que damos a los demás dificulta que alguien se interese por descubrir nuestra belleza interior. Nadie dijo que la vida fuera justa. ¿Esta no es otra "gran frase"?


(Banda sonora: Mentiroso mentiroso - Iván Ferreiro)

5 opinantes:

acolostico dijo...

La belleza esta en el interior: a la puerta de que museo lo escribieron?

manu dijo...

El Gujenheil?

Anna dijo...

Et falta la frase “no, no ets tu, sóc jo”. No tinc clar si entra dins del grup de “mentides piadoses”...
I per més informació, podeu llegir aquesta fantàstica entrevista . Crec que alguns ja l’heu llegit....

manu dijo...

“no, no ets tu, sóc jo”
Quina gran veritat (o hauria de dir mentida?) ;-)

Replicant dijo...

Doncs a alguns homes "lletjos" els ha anat prou bé...