Daños colaterales de ser ricos


Vaya por delante que el concepto de un país "rico" es relativo, basado en datos macroeconómicos. Estamos generalizando, cuando hay cientos de miles de nacionales que viven por debajo de los umbrales de la pobreza y varios millones de personas con dificultades para llegar a final de mes (y no por malgastar, precisamente). Obviamente, no se trata de políticos, tampoco de directivos. Eso sí, algunos de parten el pecho por ayudar a quienes están a miles de kilómetros (lo que está muy bien), mientras apartan la vista de la pobreza que se asoma a la vuelta de la esquina (lo que no está tan bien). Sí, no soy muy políticamente correcto. Ni ganas de serlo.

Recuerdo años ha cuando los japoneses calificaban a España de país pobre lleno de ricos. Posiblemente dieron en el clavo. Aquí muchos se matan por aparentar. Antes muerto que sencillo. Vistamos con las mejores galas aunque luego no tengamos ni para comer. Vámonos de vacaciones tirando de préstamos de financiera y de tarjeta de crédito. Menuda disgresión para hablar de lo que pretendía, madre del amor hermoso, qué forma de divagar.

¡Ya semos uropeos! Nuestro consumo enérgetico es similar al de los países ricos de nuestro entorno. Antes en invierno se consumía más electricidad con las calefacciones. Ahora es en verano, con los aires acondicionados. Girona tiembla temiendo sufrir un corte en época estival. No hay casa que se precie que no cuente con lavadora, nevera, tele, microondas, ordenador, etc., etc. Eso chupa electricidad (otra disgresión: alguien tendría que explicar cómo se gestionan las hidroeléctricas). Eso sí, nucleares no, MAT (línea de Muy Alta Tensión para los de fuera de Catalunya) menos todavía. Sin MAT dicen que el AVE no llegará a Girona. ¿Chantaje?

Sufrimos porque en el metro no haya cobertura para los móviles. Nos vamos de excursión al quinto pino y nos cagamos en todo cuando no podemos llamar para enviar una foto por el dichoso móvil. Pero ¡demonios! que a nadie se le ocurra instalar antenas de teléfono en nuestro edificio ni en los alrededores.

Queremos. Consumimos. Despilfarramos. Somos ricos, tenemos necesidades. Somos ecologistas (de boquilla), pero gastamos igual. ¿Somos irresponsables, inconsecuentes, imbéciles? A estos comportamientos los anglos, que tienen un poco más de mili que nosotros en casi todo, lo llaman BANANA (Build absolutely nothing anywhere near anything) o "no construyas absolutamente nada en ningún sitio cerca de algo". Como decimos en el curro, "ese está en lo suyo"; en términos anglos NIMBY (Not in my back yard), "no en el patio de mi casa".

Ya somos mayorcitos para saber que el que algo quiere algo le cuesta. Y no siempre se puede tener todo. Hay que elegir. Ah, ¿que los ricos sí pueden? ¿Seguro?


(Banda sonora: Neighborhood #3 - Arcade Fire)

9 opinantes:

Grine dijo...

Ayer me mandaron una presentación sobre un libro que me parece muy ilustrativo sobre el tema derroche y diferencias países ricos y pobres. Aparece buscando en gúguel:
hungry planet filetype:pps

acolostico dijo...

Marte: esa roca por expoliar...

manu dijo...

Lo curioso es que estos problemas son sobradamente conocidos, pero... ahí siguen.

¿Solo Marte? Anda andará el Pocero de Marte...

Té la mà Maria - Reus dijo...

el Dios que adoramos actualmente es el Dios Electrico, dependemos de un interruptor, cuando se va la luz que haces de tu vida ?

salut !!

manu dijo...

que haces de tu vida ?
¿Aumentar la natalidad?

GeekTeca dijo...

¿Aumentar la natalidad?

¿Con todos los qué somos? Mejor me enciendo una vela y me lío a leer, ¡con la de cosas que tengo pendientes!.

manu dijo...

Me refería más bien al acto procreatorio en sí ;-)

GeekTeca dijo...

Entonces acepto pulpo como animal de compañía ;)

Replicant dijo...

BANANA=país bananero?