La guerra de los discos


El siguiente video debe verse hasta el final y escucharse a un volumen moderado. Avisados estáis.


Extracto de una interesante entrevista a Albert Pla (visto de Radiaciones, que a su vez lo obtuvo de Diagonal):
D: ¿Se están acabando los circuitos convencionales para tocar como músico? ¿Has encontrado dificultades?
P: Yo nunca he tenido dificultades. Hombre, si tú quieres vender cien mil discos, salir en Telecinco, que suenen tus canciones en Los Cuarenta Principales y, además, cantas en catalán, es que eres tonto del culo. Lo eres y estarás siempre enfadado con el mundo. Nosotros desde hace años tenemos nuestro circuito y trabajamos todo lo que queremos. A nuestro nivel, claro. Buscamos muy bien los espacios en los que podemos trabajar, y ya está. No merece la pena meterse en berenjenales, que podrían distorsionar la forma que tienes de expresar tu obra...
D: ¿Y qué te parece la piratería musical? ¿Te daña como músico? Cuando un artista vive de sus discos y de sus royalties...
P: No, un artista no vive de sus discos ni de sus royalties; los que viven de los discos y de los royalties son las discográficas, que se han apropiado de las canciones de los artistas, tanto que ahora cuando quieres grabar un disco tienes que ceder el 50% de la propiedad intelectual de la canción; cobras un 10% del precio al mayorista y, además, pretenden joderte quedándose un porcentaje de tus conciertos. Así que es normal que haya gente que se lo monte de otra forma... Además, piratería siempre ha habido—yo de pequeño siempre tenía casetes grabadas... Ahora se inventaron lo de la piratería. Y creo que se lo inventaron como tapadera de una industria que se cae... Bueno, la verdad es que no se cae: tienen otros objetivos. Yo, por ejemplo, trabajo para SONY-BMG. Y SONY vende reproductores de discos pirata... Estás en el Departamento musical, por ejemplo, hablando de la piratería y de la industria musical, y en el despacho de al lado hay un tío que está facturando por todos los reproductores y todos los discos piratas... Además, yo creo que las casas de discos nos tendrían que indemnizar a los músicos. Es decir, si yo tengo una exclusiva con una discográfica que no me permite trabajar con músicos de otras discográficas, entonces yo también tengo la exclusiva de que sólo ellos venden el disco, y si se vende pirata, entonces ese contrato de exclusividad se ha roto. La culpa es de ellos porque no nos están defendiendo. Y si, además, pone SONY en los discos pirata, que den gracias de que no los denuncio...
D: Lo peor de todo es que se intente criminalizar al espectador o al oyente por querer escuchar o ver cultura. Quiero decir: lo peor es que sea considerado un acto delictivo el querer consumir cultura sin pagar...
P: Yo creo que nosotros vamos a América gracias a Internet. Gracias a que vas a América y la gente sabe quién eres, porque te han pirateado discos, canciones rarísimas... Sales con tu disco nuevo y al día siguiente en Internet ya está pirateado. Con portada y todo. La gente no compra mis discos y, yo qué sé, ¿qué importa eso? Han comprado mis canciones. Si les gusta, ya se comprarán un disco el día que se enamoren. Y si no, pues no.
D: ¿Entonces crees que Internet va a transformar la industria musical?
P: No sé, supongo... Yo me bajo todo por Internet


(Banda sonora: Salmon dance - Chemical Brothers)

2 opinantes:

Té la mà Maria - Reus dijo...

Hola Manu les fotos del Matt Stuart son genials, que les podem posar mes endevant al nostre blog ?

contestas al nostre gràcies
salutacions

manu dijo...

Si us agraden sí, és clar.