Aunque el Mono Liso se vista de seda


Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.
Confucio

Concepto etéreo y subjetivo como pocos. Para gustos los colores, que diría el castizo. Todo depende del cristal con que se mira, añaden por allí. ¿Qué es la belleza? ¿Significa algo distinto para cada persona? A nivel íntimo, seguramente. Pero se nos han impuesto unos cánones de belleza que son los que solemos aceptar sin chistar (como casi todo), aunque las adolescentes de talla 34 que desfilan en las pasarelas de moda no sean nuestro ideal de mujer (para mí, al menos, no).

Ya he hablado del "pensamiento unineuronal masculino". Cuando se habla de "diseño inteligente" y miro los resultados, albergo serias dudas sobre esa inteligencia. Por desgracia, muchas mujeres caen bajo la presión de los dictados de la moda o los cánones de belleza. Sin embargo, y por fortuna para algunos de nosotros, son más comprensivas hacia la (falta de) belleza del sexo contrario. Son capaces de valorarnos por más cosas que no solo el físico. Llámese inteligencia emocional, intuición femenina, empatía, sensibilidad, etc., aunque probablemente todo lo anterior podría englobarse bajo el genérico "sentido común". En cambio, dad a elegir a un hombre entre una tía buena y una mujer normal, y la mayoría se decantará por la primera. ¿El físico es lo único importante? Nunca dije que fuéramos listos.

A los no guapos (resulta más políticamente correcto que "feos", y así nadie me acusará de negativo) nos queda siempre el consuelo de desear que la mujer que nos gusta se moleste en escarbar en busca de nuestra belleza interior (vaya peaso eufemismo). ¿Se moleste en escarbar, preguntaréis ofendidas? Bueno, las desgracias nunca vienen solas: la belleza descarriada (este eufemismo me lo acabo de inventar) suele acompañarse de la timidez. ¡Lo increíble es que algunas incluso intentan escarbar cual Indianas! A la inversa, en cambio, los valientes son bastantes menos. En mi caso resulta complejo porque les exige llevar equipación minera para intentar encontrar mi ¿belleza interior?, pero esa es otra historia. Tal vez tampoco sois más listas que nosotros. Más sufridas, por supuesto; tamaño sacrificio os honra, chicas, y contáis por ello con nuestra gratitud eterna.

Scarlett Johansson subasta una cita por internet. Pues muy bien. Una de las proclamadas actrices más sexys se "ofrece" por una módica cantidad que cederá a Intermon Oxfam. Loable. Muchos, si pudieran, intentarían gozar de su compañía (de su compañía, nada más que eso en esta cita). Chica mona, carita angelical, y todos los adjetivos loables que se quieran añadir. Será una sex-symbol, pero este menda, de ir sobrado de euros, no desperdiciaría ni uno solo en pujar por ella. ¿Para qué? ¿Para alimentar mi ego masculino? Paso. No tengo nada en común con ella. ¿Para soltar frases corteses y banalidades varias? Eso lo hago gratis a diario y no pago por recibirlo.

Vamos a tomar el café a un bar donde cuelgan fotos de actores y actrices. Una de las primeras veces, una compi se quedó mirando la de Marilyn Monroe, la sex-symbol por antonomasia del XX. ¿Por qué?, le pregunté. Siempre me ha gustado, dijo ella. Le gustaba como modelo de belleza, por lo que representaba. Estoy de acuerdo, pero para mí es un modelo para contemplar desde lo alto de un pedestal. No es una mujer "real". A mí me gustan las mujeres reales, de carne y hueso, cercanas, con las que puedes conversar, tienes más o menos puntos en común, con quienes poder compartir los buenos momentos y también los malos. Las sex-symbol y las creídas no me van, no me ponen.

¿Por qué algunos hombres se empeñan en soñar con mujeres imposibles? ¿La belleza, como ideal, es preferible y preferente ante valores más seguros y probados como la amistad, la comprensión, el amor? ¿Antepondríamos la belleza a que nos acepten tal como somos, soporten nuestros defectos, toleren nuestras manías? Porque, aunque nos cueste creerlo, la mayoría distamos de ser perfectos, precisamente. En fin, la respuesta a lo anterior depende de cada uno, es cierto. La belleza, está demostrado, es una cualidad efímera. Fiarlo todo a ella, despreciando todo lo demás, es engañarse. También está demostrado que muchos hombres son unos zoquetes de primera división, incapaces de ver más allá de unas lindas curvas. Cada loco con su tema.

Veía esta semana en prensa una foto en la playa, abrazaditos, de Elsa Pataky con Adrien Brody. Y pienso (en la medida que ello es posible en mí), la proclamada sex-symbol patria con este feo ganador de un Oscar. ¡Guau! Este Adrien debe tener una belleza interior del copón. Qué envidia, ¿no? ¿Tendrá algo que ver la fama, el dinero, las mansiones, el interés...? ¡No! A veces me avergüenzo por lo malpensado que puedo llegar a ser. Tal vez por eso el diseño inteligente no lo fue tanto cuando llego la hora de sacarme del molde, chi lo sa?

¿Qué es la belleza? A mí no me preguntéis. Soy el menos indicado para hablar de temas desconocidos para mí. Yo soy un mindundi, un simple Mono Liso.

(Banda sonora: Baila mi corazón - Belanova)

4 opinantes:

acolostico dijo...

para gustos los colores... lástima aparecer transparente

manu dijo...

La transparencia es una gran virtud... un poco peligrosa en ocasiones ;-)

acolostico dijo...

oh invisible...

manu dijo...

¿Ser invisible quieres decir? Hombre, eso ya sería más chungo y el monopolio del "realismo sucio" lo ostento yo, que conste...