Se acabó la "dolce vita"

La buena vida se acaba. Acabo de volver de la playa. Esta semana todavía estoy de vacaciones, de "niñero". Así nos ahorramos la pasta de los casales para los críos, el nuevo negocio del siglo XXI. Ya no saben qué hacer para poner todo tipo de trabas y dificultades a los padres.

¿Síndrome de estrés postvacacional? Paparruchas. Mentiría si dijera que volver al trabajo el lunes que viene me estresa. Lo que me estrasará en realidad serán las prisas desde que me levanto, preparar a los niños, sufrir las apreturas del metro, soportar a los cenutriousuarios en el curro. Pero el trabajo en sí, ni fu ni fa. Llega un punto en que tienes el sistema tan interiorizado que casi no necesitas ni pensar (al menos, no demasiado).

La vida está fuera del trabajo. Por eso, cuando vuelva al curro seguiré jugando a la primitiva con mis compis. A ver si nos toca de una vez y consigo librarme de trabajar.

(Banda sonora: The Heinrich Maneuver - Interpol)

4 opinantes:

acolostico dijo...

Le acompañamos en el sentimiento...

Marta dijo...

Eso, que sea leve

Té la mà Maria - Reus dijo...

benvingut a casa, et trobavem en falta, salut company !!

Señor Insustancial dijo...

Benvingut, bienvenido...ya le echábamos de menos.

Un abrazo desde los madriles