Fernando Alonso como metáfora


En esta vida todos aspiramos a mejorar laboralmente, sobre todo si estás en una empresa en la que sientes que no te valoran, que apartan la vista de ti cuando llega la hora de promocionar y encima ves que promocionan a pelotas, a incompetentes o a gente que ¡he formado yo y que sabe menos que yo! Decides no perder más el tiempo y te buscas la vida (porque yo nunca he tenido padrinos). Por fin, encuentras una oferta que te encaja, te lo pintan todo de color de rosa y decides emprender el cambio.

Tengo muchos defectos. Debo confesarlos para que esta historia tenga sentido. Cuando estoy de mala ostia, se me nota; ni me gusta disimular ni quiero hacerlo. Voy al trabajo a ganarme el sueldo, no a hacer amistades ni a ganar un concurso de popularidad. No he hecho nunca el pelota, me resulta una actitud vomitiva contraria a mis principios vitales. Cuando uno tiene cierta edad resulta difícil cambiar; es más, resulta imposible cambiar. Sí, me gusta echar unas risas de vez en cuando en el curro, pero el trabajo es una cosa y el patio de un colegio es otra. Y, para completar mi filosofía laboral, he aprendido (a base de recibir ostias) a no fiarme de nadie. Todo ese bagaje no me convierte en la persona más simpática ni en la más querida del planeta. Para redondearlo, todo lo anterior me importa un pepino y lo que piensen los demás de mí también (pues eso, que ya soy mayor y estoy de vuelta de un montón de cosas).

Empiezas con ilusión. Tienes más responsabilidad (y más autoridad) que antes. Cuando intentas aplicarla, creyendo que así ayudas a mejorar el rendimiento del equipo grupo, se ponen de uñas conmigo. Encima, tu jefe le da la razón a los otros. Es decir, lo que en la empresa anterior era lo correcto, aquí es papel mojado. Acabo de descubrir que esto es Can Pixa. ¿Decisión? Vale, mi equipo soy yo. Estoy acostumbrado a ser un lobo solitario, a tirar de mi carro yo solo. Amigo, decisión incorrecta, la manada nunca lo aceptará de buen grado. Al final de la película te enterarás de que eres un inadaptado, no haces piña, no te implicas con el equipo. Como siempre, descubrirás todo esto cuando ya sea demasiado tarde. Lo gracioso es que nunca tuvieron redaños de decirte las cosas a la cara, de intentar arreglar los problemas (sus problemas) conmigo.

Es malo tener orgullo. Mucho. Y yo tengo, un lujo que no deberíamos permitirnos los pobres. Tanto el primer como el segundo año eres el que mejores resultados obtienes en la oficina. Añadamos a ello que no quieres bailarle el agua a tu jefe, y este (cenutrio) cree -aún no sé por qué- que intentas hacerle la cama a sus espaldas. Para redondearlo, en el país de la envidia, tus presuntos compañeros cuchichean de ti a tus espaldas con el jefe (sí, de esto te enteras también al final). Es lo que suele suceder cuando uno insiste en comportarse como un adulto y como un profesional en un ambiente infantiloide que ama los cotilleos, cuando uno va a su bola y se dedica solo a lo que le pagan: a trabajar. Curiosamente, trabajar bien (entendiendo por ello obtener los mejores resultados de la oficina, no juzgo la profesionalidad de los demás) se convierte en un grave problema. Te conviertes en un prepotente.

Lógicamente esto acaba como solo puede terminar: como el rosario de la aurora. Y la cuerda siempre se rompe por el lado más débil. Todos contra uno, uno pierde. Uno se larga, nuevamente asqueado. Esta edificante historia tuvo lugar hace unos cuantos años y está basada en hechos absolutamente reales. Todo lo relatado es cierto.

Fernando Alonso es un profesional joven, multimillonario, si deja su empresa actual encontrará otro empleo generosamente retribuido. Por tanto, no me da pena. Tampoco la necesita. No le sigo tampoco por chauvinismo. Admiro su capacidad de aguante, de abstraerse de un entorno hostil para continuar siendo competitivo, de sobreponerse a todas las zancadillas que le han puesto y seguir adelante, luchando hasta el final. Hay que tener un carácter y una voluntad muy fuertes para conseguirlo.

Después de lo que he relatado alguien puede pensar que soy un borde, un chulo, que tengo menos empatía que una piedra y carezco de inteligencia emocional. Es muy fácil juzgar a los demás desde fuera, pero lo acepto. Espero, de la misma manera, que se piense de mí que no soy un trepa, no estoy dispuesto a hacer lo que sea y pisar a quien sea con tal de conseguir mis objetivos, y que no pienso prostituir mis principios ni mi sentido de la profesionalidad para dar una satisfacción banal a nadie, aunque ello suponga ser mal visto.

Dicho lo cual, que os den a todos los Hamiltons y Rondennis del mundo, a todos los tramposos, enchufados y mentirosos, a la gentuza para quienes el fin justifica los medios.

Y no, no pienso cambiar. Cueste lo que cueste.

P.D.: Hablando de metáforas y colateralidades, el sábado echaron "Solo ante el peligro" en 8tv. Gran película.


(Banda sonora: El vertedero de Sao Paulo - Astrud)

10 opinantes:

acolostico dijo...

Raikkonen, Raikkonen, Raikkonen...

tanta sorpresa y estaba cantado...desde el principio de temporada nos lo dijo el mag Felix...

Fatal por ROn, fatal pro Hamilton, pero fatal también Alonso...esos mails...

manu dijo...

Kimi antes que Jámiltong, ofcúrs.

Jaume dijo...

Manú lo que cuentas de tu curro passa en todos. El mundo laboral esta corrompido, igual que los estan los que mandan!

Y respecot a Fernando Alonso, es triste ver un país contento, cuando pierde su heroe, pero más abajo cae su enemigo.

Lo predije yo un día, creo que el miercoles. En cachondeo con una caña en la mano. Y creo que me dedicaré a beber más cañas y pronosticar el núm. de la once a ver si me retiro de currar y de un mundo tan viciado...

arturo dijo...

Yo me acuerdo de Carlos Sainz y de la peligrosisima punteria de su padre y me pregunto porque demonios siempre atrae el formula uno a esta gente.
Alonso acepto que sus publicista hablasen de su "forma fisica sobrehumana" con lo que demostro que lo que tiene sobrehumano es el ego.
Lo mismo del tipo con barbas que se rie de la estatura de las azafatas en un anuncio. No es por nada campeon pero eso de la estatura es cosa de genetica y no tienes merito personal alguno por serlo. Y por cierto, ya va siendo hora de que se actualice la altura de las canastas en baloncesto en funcion de la estatura media de la poblacion. Las actuales se establecieron con una poblacion como veinte centimetros más baja... A ver lo que aciertan estos figuras.
Menudo pais vivimos en que estos tipos son heores y los investigadores malviven y se tienen que bucar becas como pueden.

manu dijo...

Joé, Jaume, en este país preferimos que la gente se hunda en la miseria antes de que triunfe. Claro, si no triunfo yo que se jodan los demás. Viva el perro del hortelano!

Así va este país.

manu dijo...

Ay Arturo, vivimos en la sociedad del espectáculo. Los "bufones" de hoy, los que nos entretienen, los que generan ingresos publicitarios, son multimillonarios.

Los demás somos la santísima trinidad del sistema: consumidores - votantes - contribuyentes. No nos quieren para más (que no es poco).

Posh Spicy dijo...

Este pais no tiene mucho remedio, aunque Hamilton and co son de otros lares y...en todas partes cuecen habas. Yo también me he preguntado a qué van la gente al trabajo, si a sublimarse o algo o qué les pasa que no abandonan el patio del recreo...Un cosell, company, PASSA d'ells, sigues un pèl hipòcrita (només un pel, lo justo pa darles cuerda) i resisteix....Jo ja em vaig passar a l'orujo i la sidra irlandesa...

manu dijo...

Jo ja tinc la pell més blindada que un rinoceront. El que em diguin m'entra per una orella i me'n surt per l'altre ;-)

filosofoenparo dijo...

Cuanto cabrón que hay por ahí, sí señor. Y su actitud ante el trabajo es encomiable. Yo la he suscrito toda la vida... Y así me ha ido- Pero los principios son los principios. Diga usted que sí.

manu dijo...

Así nos ha ido. Pero sigo sin bajarme del burro porque sé que hago lo correcto, aunque no sea lo más popular. Lo "fácil" sería entrar en su juego, y no.